Notice: Undefined index: options in /home/wavies/becasestudio.wavi.es/wp-content/plugins/elementor-pro/modules/theme-builder/widgets/site-logo.php on line 194

Becas Estudio

¿Qué no puedes decir en una entrevista de trabajo?

cosas no decir entrevista trabajo
Facebook
Twitter
LinkedIn

Ya te hemos explicado cómo vestirte en una entrevista de trabajo o de qué manera controlar tu comunicación no verbal, pero ¿qué sucede con lo que se dice durante este encuentro frente a frente con un reclutador? ¿Y con lo que no se debe decir? Hoy repasamos aquello que no puedes comentar nunca en una entrevista de trabajo ya que puede poner al descubierto tus debilidades y de lo que se trata es de que enfatices tus puntos fuertes. No es cuestión de mentir diciendo cosas que no son, si no de evitar ciertos comentarios que únicamente van a perjudicarte o de dar la vuelta a la respuesta a ciertas preguntas que puedan hacerte.

  1. Estoy muy nervioso. Sí, seguramente es cierto, estás verdaderamente nervioso, pero eso nunca lo puedes decir en voz alta.
  2. ¿Cuánto voy a cobrar? Es un dato fundamental y todos lo sabemos, pero no es aconsejable hablar de sueldos ni de dinero en una primera toma de contacto con un entrevistador, principalmente si estás inmerso en un proceso que puede durar más tiempo. Puede dar señal de que tus intereses se centran únicamente en eso y la empresa quiere tu compromiso de un trabajo de calidad. Ya habrá tiempo de hablar de dinero y negociar condiciones más adelante.
  3. Mi mayor debilidad es que soy demasiado organizado. Escapa, y lejos, de estas repuestas manidas, de clichés con los que quieres mostrar una fortaleza a través de una supuesta debilidad. Cuando estés preparando tu entrevista piensa realmente en cuál es esa debilidad, admítela y encuentra la manera de dar una respuesta que satisfaga a tu interlocutor. Si, por ejemplo, precisamente tu punto flaco real es la falta de organización, puedes decir que has sido desorganizado pero has encontrado una forma de plantificarte y mejorar en este aspecto. Eso sí, debe ser verdad que sabes cómo hacerlo y que, efectivamente, lo implementas en tu puesto de trabajo.
  4. Necesito este trabajo. Al igual que no es bueno mostrar un interés desmedido por el suelo, nunca pongas sobra la mesa una posible desesperación. No es bien interpretado por la persona que realiza la entrevista pues puede parecerle que estás interesado el puesto para salir del paso económicamente hablando y en realidad no te vas a implicar en la empresa.
  5. Mi trabajo anterior era un horror. O, también, odio a mi jefe. Nunca debes criticar un puesto anterior, ni a compañeros ni jefes. No es nada elegante ni demuestra mucha madurez por tu parte, ni aunque te lo pregunten expresamente deberás responder de esta forma. Parecerá que de ellos también puedes llegar a hablar mal en un momento dado y no sabes si pueden hacerte la pregunta para pillarte en un renuncio.
Scroll al inicio